El coleccionista


Mi marido desde hace un año
me está haciendo mucho daño
es coleccionista de insectos
y no quiere salir del huerto
tanto, tanto se distrae
que los mocos se le caen.

insectos

No quiere ir al trabajo
todo le importa un pito
se pirra por los mosquitos
las moscas y los escarabajos.

Me da mucho miedo el brillo
que en sus ojos se refleja
contemplando a los grillos
a las avispas y a las abejas.

Tiene también abejorros
una caja con chinchorros
y habla con las hormigas
como si fueran sus amigas.

Yo me pongo muy celosa
viendo con que embeleso
mira a las mariposas
y a mí ni me da un beso.

A veces, él se enfurece
y mirándome de reojo
dice: “¿Por que no crece
este maldito piojo?”

Dice que no lo quiero
que le doy la tabarra
y se esconde en el ropero
con su amiguita la cigarra.

Ha comprado una guitarra
un tambor y una trompeta
quiere formar una orquesta
y que cante la cigarra.

Un día escuché un murmullo
y miré por la cerradura
él le hablaba con ternura
a uno de sus capullos.

Por último se ha enamorado
de una negra y peluda araña
pero dice que lo engaña
y el pobre está desesperado.

Por eso yo he decidido
que si pronto él no cambia
me voy a vivir a Zambia
y me busco otro marido.

Ofloda

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Naturaleza, Vida y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s